Saltar al contenido

Rosa de las Guerras

 

La Rosa de las Guerras (1455-1485), aparece en la historia inglesa, a través de una serie de guerras civiles de cuya violencia y contiendas precedieron al gran gobierno de los Tudors, se combatió entre la casa de Lancaster y la casa de York por el trono inglés; las guerras sucedidas posteriormente se debieron a las supuestas insignias de los contrincantes, la rosa blanca de York y la rosa roja de Lancaster.

Ambas casas pretendian el trono como descendencias de los hijos de Eduardo III, luego de la muerte de Enrique V en 1422, el país se vio sujeto a la artificial minoría de Enrique VI, grandes magnates con ejercitos privados dominaron el país. El caos fue reinante y la tributación gravosa.

Las guerras civiles por el trono se dieron hasta el 22 de Agosto de 1485 donde Enrique VII (tudor) derrotó y dio de baja a Ricardo III en el campo de Bosworth, llevando con esto las guerras a su término, contrajo matrimonio con la hija de Eduardo IV, Elizabeth de York en 1486; Enrique unió los requerimientos de poder de los yorkistas y lancasterianos.

Enrique (tudor) derrotó a un naciente reducto yorkista, que quería imponer al infante Lambert Simnel, el 16 de Junio de 1487, fecha que algunos historiadores prefieren a la tradicional del 22 de Agosto de 1485 para la terminación de la guerra.

Por tanto, a partir de 1486, las dos Rosas se fusionarion, conformándose la Rosa Tudor que tomó varias formas. En la actualidad la insignia real para Inglaterra continúa siendo esta Rosa (roja y blanca), además de ser insignia nacional, la rosa se encuentra como un blasón común en heráldica, el cargado frondoso es el emblema de Scotland Yard, usado como insignia de autoridad.