Saltar al contenido

Políticas de Comando

  • El director deberá conocer al detalle todas las actividades que desarrolla el personal orgánico de la unidad y la información recibida debe ser veraz y oportuna antes de informar al comando superior.
  • Hacer muy bien el trabajo que nos corresponde, entendiéndose como las funciones y responsabilidades asignadas a cada uno de los funcionarios, los cuales se deben desempeñar con criterio, profesionalismo y buena actitud, buscando siempre la manera de cumplir con la misión institucional proporcionando un valor agregado a cada una de las actividades que realizamos.
  • El marco constitucional y las leyes de la nación son nuestra carta de navegación
  • La familia es el eje central del hombre de inteligencia, con especial atención a los problemas del personal para ser atendidos por los jefes de dependencias y el sargento mayor, acompañándose de personal especializado de la CEFAM y la dirección de la escuela, con el fin de mejorar y fortalecer el ambiente laboral, siempre propendiendo por salvaguardar la unión familiar de cada uno de los integrantes de nuestra escuela, buscando “mejorar la calidad del hombre de inteligencia y su familia”.
  • Una academia en constante evolución para ser más eficiente y estar siempre en la vanguardia del sistema educativo del ejército, partiendo que los procesos deben ir acompañados de autocrítica, mejora continua, innovación y creatividad con el fin de lograr implementar herramientas que optimicen nuestros procedimientos en la construcción del conocimiento.
  • Nuestros hombres y mujeres de la escuela actúan conscientes de su seguridad, donde cada funcionario y sus familias deberán recibir y acatar las recomendaciones por la sección de seguridad militar.
  • Trato digno respetuoso y de consideración hacia la mujer y los grupos minoritarios, demuestra las cualidades que envuelven a los integrantes de la escuela referentes a la protección frente al acoso, abuso o tratos degradantes raciales, culturales y sexuales, garantizando el cumplimiento de la política institucional de “igualdad y total respeto” sin que ello signifique tratos preferente o excepciones de las responsabilidades que cada funcionario tiene
  • Ser justos en los reconocimientos.